Compacteras: Historia y evolución



La tecnología ha evolucionado de manera impensada en la vida de todos y su llegada generó un antes y un después en muchos aspectos. Uno de los puntos donde se puede apreciar más el cambio son en las clásicas compacteras que utilizan los DJs a la hora de pasar música o mezclar, como prefieran decirle.


Las grandes máquinas que dominan el mercado, principalmente las Pioneer o Denon, acompañaron este desarrollo y su evolución se hizo notar con el paso de los años. De vinilos a CDs, de CDs a pendrives y la moda de este último tiempo, las pantallas táctiles.



Desde finales de los ́ 80 y mediados de los ́ 90 hasta hoy, todos estos avances facilitaron el trabajo del Disc Jockey a la hora de mezclar, pero esto no significa que haya sido fácil adaptarse. En aquellos primeros años donde daba sus primeros pasos la CDJ 300 o la CDJ 500, las críticas aparecían donde antes estaban los aplausos o la ovación del público. El cambio del vinilo al CD no era algo a lo que se estaba acostumbrado ni aprobado. Hasta algunos DJs, sino tocaban a la antigua, se negaban a hacerlo.


 

PIONEER


La empresa japonesa fundada en 1938 por Nozomu Matsumoto fue la pionera de los avances tecnológicos en el mundo de la música electrónica y la responsable de que hoy exista una gran variedad de aparatos para tocar.



Si bien no fue la más reconocida ni la que mejor les funcionó en esos tiempos, en 1992 Pioneer sacó a la luz la CDJ 300. Una innovación jamás antes vista que trajo más polémicas que soluciones. El rechazo por parte del público fue la causa de un inicio poco esperado.

Dos años después apareció la CDJ 500, la primera compactera con CD rack diseñada para el uso del Djs. De a poco, los clubes iban incorporando estos aparatos y los protagonistas de la noche (Disc Jockey) se iban familiarizando y siendo más amenos a la llegada de una nueva forma de pasar música.

Una nueva era había llegado de la mano de Pioneer: La CDJ-500II, CDJ-500S, CDJ-100S y la CMX-5000, otra bomba lanzada por la marca japonesa que incluía lo que estaba de moda en todos los pubs y bares del 2000, un doble reproductor con un tamaño pequeño, lo que hacía fácil su instalación y uso en cualquier lado.


El 2001 fue un gran año, el antes y el después en la forma de tocar. La llegada de la CDJ- 1000 permitió juntar lo viejo con lo nuevo. ¿Qué quiere decir esto? Los DJs podían hacer scratch con CDs, algo jamás antes visto. Esto generó una transición definitiva hacia lo que antes era criticado. Con pitch corregido y perfeccionado, su gran tamaño llamó la atención de todos. Sin duda alguna, ya nada iba a ser como antes.


Con el Jog Wheel presente de acá en adelante, todo fue una constante evolución. La DMP-555, la CDJ-800, la DVJ-X1, entre otras siguieron con el mismo estilo y función. Detalles cambiaron: Colores, tamaño, software,


Pero en el año 2007 hubo una gran novedad: la CDJ-400 trajo algo que los anteriores modelos no. La posibilidad de reproducción MP3. En cuestión de años se pasó del vinilo enorme y difícil de llevar a poder insertar en un pendrive cuanta cantidad de música quieras (Obviamente dependiendo del espacio de almacenamiento que tenga) en un solo bolsillo.

Desde ese momento hasta hoy, muy pocas cosas se fueron modificando. Un punto a destacar fue la versatilidad que introdujeron en la CDJ-2000 NEXUS, permitiendo tocar con Traktor a la vez. Errores y mejoras en pequeños puntos que hicieron de Pioneer la marca más poderosa en tecnología para DJs.





El año pasado se lanzó el último modelo de su extensa marca, la CDJ-3000. Una nueva CDJ que facilita el trabajo a la hora de tocar con su nuevo MPU (unidad de microprocesamiento) permitiendo nuevas funciones avanzadas y trabajar con las otras partes del reproductor para crear una experiencia de DJ más fluida. Según ellos, "el reproductor múltiple más emblemático y evolucionado que ofrece un nuevo mundo de posibilidades creativas". Habrá que probarlo.





 

DENON


Otra gran marca que apareció en el mercado de la música electrónica fue DENON. De origen japonés, sus comienzos fueron anteriores a Pioneer, pero la supremacía de la competencia la dejó en un segundo plano por mucho tiempo.





En 1981 la marca asiática lanzó el primer reproductor para uso profesional de CDs, el DN-3000F. Su idea fue buena pero no era el momento para el lanzamiento, ya que recién para inicios de los 2000 el mundo de la música iba a aceptar el cambio de los queridos vinilos.