Lenguaje musical I




Aunque a simple vista (u oido) no se distinga, la música electrónica está fuertemente influenciada por su propio lenguaje musical, dándole unas ciertas normas a cumplir para que todo suene de manera correcta y armoniosa.


Desde tonalidades, cuadraturas, BPM y estructuras hasta figuras musicales, rítmica y mucho más, todos estos puntos son los pilares fundamentales de donde se compone y se crea la música que se disfruta todos los días. A continuación te explicaremos punto por punto para que entiendas a fondo los conceptos introductorios y básicos de este bello arte y sepas porque los artistas que escuchas hacen lo que hacen.


Figuras musicales


La composición de este género siempre va a estar regido por las propias normas de la figura musical. Dentro de la rama de la electrónica, la más utilizada y la que hace mover nuestros cuerpos en el club es la típica 4/4. ¿Qué quiere decir esto?


Tal vez te suene el 1, 2, 3, 4... Estas son las clásicas negras que componen la estructura de cualquier tema. El Kick, elemento principal de cada track, se posiciona acá para darle ritmo a los sonidos que lo siguen.


De igual manera, esto no es una regla fija y tranquilamente, según el gusto de cada compositor, los elementos se pueden ubicar en cualquier parte de la cuadratura musical, ya sea en redondas, blancas, negras, corcheas y/o semicorcheas.



Compás


La mayoría de la música electrónica utiliza el compás 4/4. Un compás es un conjunto de 4 golpes. Acá es donde se suele colocar al Kick y donde se toma como referencia para contar el famoso 1-2-3-4, siendo el primero el más fuerte y el resto los más suaves.


Este conteo será de mucha ayuda para enumerar compases, saber cuando puede llegar a venir un cambio de cuadratura y poder mezclar, de una forma correcta y sin errores estructurales, dos temas entre sí.