top of page

¿Por qué hay que producir?

¿Acaso hay algo mejor que crear tu propia música? Para quienes todavía no incursionaron en este campo déjenos decirles que no hay nada más satisfactorio que terminar un track y sentirte orgulloso de él.



El camino para lograr esto es uno de los más difíciles de todos y no muchos llegan a conseguirlo, ya sea por poca paciencia, porque no se sienten capaces o por el simple hecho de que no se animan a experimentar este nuevo mundo.


Lo que es seguro es que salirse del rol de DJ y experimentar en el mundo de la producción, sin duda alguna, abre muchísimas puertas hacia lugares desconocidos.

 

¿Qué es ser productor?

Ser productor es una de las cosas más linda que tiene la música. El poder reflejar tus ideas y sentimientos en forma de arte es una de las mejores cosas que le puede llegar a pasar a un melómano como la mayoría de los que seguramente estén leyendo esta nota.



Pero ser productor no es algo que se hace de un día para el otro y, por sobre todas las cosas, no es nada fácil. Cumplir este rol requiere de una gran cantidad de tiempo en el cual lo vas a pasar sufriendo, cometiendo errores y, por sobre todo, aprendiendo y disfrutando.


Una de las grandes ventajas que se consigue es la posibilidad de diferenciarte por sobre el resto. Tanto con aquellos que sólo se dedican a mezclar como también con otros DJs/productores, porque el componer saca a la luz un nuevo sonido que tal vez nadie escuchó anteriormente, lo que muchas veces te hace sobresalir ante los demás.



¿Por qué aplazar un sueño por el simple hecho de verlo como algo imposible? Una frase ya mencionada en una de las anteriores notas hace fiel referencia a esto "los límites de cada uno son aquellos miedos a los cuales uno no se quiere enfrentar" y esto demuestra en su mayoría la relación de la gente con la producción de música.


Muchos le temen a este campo porque lo ven como un arduo trabajo que requiere de disciplina, aprendizaje, constancia, frustraciones y demás situaciones que no son fáciles de atravesar. Y aunque algunos no lo quieran escuchar, es así. Pero cuanto más difícil y costoso es el camino, mejor será la recompensa.

 
Contacto con el mundo exterior

Quien diría que ponerte a producir tracks en tu propio studio te abriría tantas puertas. Y aunque suene descabellado, es así, porque este mundo se conecta entre si de una única manera... a través de la música.



Si uno se aboca sólo a mezclar, puede llegar lejos, pero es muy difícil que surgan oportunidades en otros países por lo mismo que se comentó antes... DJs hay muchos y es muy difícil destacarse por sobre los demás si tu única herramienta es detrás de las bandejas.


Hacer tracks, enviárselos a otros artistas/productoras y amigos de otros países va a traer consigo muchísimas ventajas: Sonar en nuevos lugares, poder hacer colaboraciones o remixes de artistas de otros países, entablar nuevas relaciones, ponerte en órbita de algunas organizadoras de fiestas y poder llegar a tocar afuera.



Este último punto es de suma importancia a nivel monetario. Como leerán más adelante, conseguir grandes sumas de plata con la producción no es un lujo que todos se puedan dar. Por eso, generar los contactos internacionales a través de tu música te permitirá tener más posibilidades de conseguir fechas, hacer giras y recaudar mayor dinero.


Esas son las claves de la producción que rara vez lo logres enviándoles un set tuyo de una hora. Con eso se generan los contactos, ya después es cuestión de cada uno saber usarlos y aprovecharlos al máximo.

 
Salir de tu zona de confort

En muchas ocasiones cuesta salirse de la rutina, de lo ya conocido, de la comodidad del saber... pero hay veces donde es necesario pasar por una etapa de incomodidad y de constante aprendizaje para volver a encontrarse con uno mismo y con nuevos saberes.



Como se mencionó antes, el miedo por incursionar en este campo que parece tan complejo es lo que hace que muchos se alejen... y es normal. Recuerden cuando fueron a su primer día de facultad, el miedo por no saber que es a lo que se enfrentaban seguro los invadió por completo a tal punto de querer pegar la vuelta y volver a la secundaria con todos sus amigos donde había más risas que estudio.


Acá es igual, es cuestión de animarse, soltar la rienda de lo simple y sencillo para llenarse de coraje y enfrentar un nuevo desafío... el de hacer crecer el artista que todos llevamos dentro.

 
Conocerse a uno mismo

Al igual que en otros tipos de arte como la danza o la pintura, la música trabaja como una especie de catarsis y de desconexión del mundo que lo rodea. En lo que difiere con respecto a la mezcla, la etapa de producción va mucho más allá, permitiendo una conexión mucho más profunda tanto con la música como con uno mismo.



Esto no quiere decir que todos tus problemas se van a solucionar con la música (o si...🤭), pero si van a permitir que conozcas lo que verdaderamente te gusta y despierta sensaciones inexplicables. Una cosa es escuchar música ya creada por otros artistas que se disfruta y mucho, pero no es lo mismo cuando esos tracks que te ponen la piel de gallina son de tu propia autoría.


Ahí es cuando descubrís lo que siempre estuvo presente ante tus oídos pero al mismo tiempo irreconocible en tu faceta como artista. Sonidos, estructuras, géneros y más... detalles que marcarán la diferencia por sobre los demás.

 

Crear tu propio estilo/sonido

A veces ser la oveja negra del rebaño no está mal, y en esta situaciones se torna muy positivo poder diferenciarse de los demás.


Durante los años en los que el sello Minus dominaba todas las ventas y festivales alrededor del mundo con su sonido minimalista, Richie Hawtin, creador de todo ese movimiento afirmó: "Para que alguien pueda sacar música en mi sello tiene que hacer algo que jamás haya escuchado antes. Si ya lo escuché, no me interesa". Así de duras y reales fueron las palabras del canadiense.



Y si te lo pones a pensar, es 100% correcto lo que dice. ¿De que le serviría a un sello sacar más música idéntica a todo lo que venía lanzando hasta el momento? Lo único que haría sería generar el famoso "es más de lo mismo". Es por eso que en esta nota se hace mucho hincapié en lograr ese estilo/sonido propio, no sólo porque abre muchas puertas, sino porque permite que tu nombre no quede encasillado en esa larga lista de artistas que hacen todo lo mismo.



Además lograrías uno de los grandes sueños de todo productor: Que reconozcan tus tracks por el simple hecho de escuchar los sonidos o estilo que tiene. Sucede mucho en los tracks de Boris Brejcha, Adam Port, Nina Kraviz y más... artistas que simplemente se dejaron guiar por su propio instinto sin seguir la moda.

 

DAWs

Con la tecnología de estos días, la multiplicidad de programas para hacer música ha crecido de manera exponencial, dándole la oportunidad a todos los productores de tener una amplia variedad de opciones a la hora de sentarse y producir (y de dejar de poner excusas 😝).



Sin embargo, hay unos pares que han logrado destacarse por sobre los demás con su sencillo workflow y facilidades para todos aquellos que recién comienzan en este mundo. Estamos hablando de Ableton Live, Pro Tools y FL Studio.


Todos estos abrieron un mundo dentro de la creación de música inimaginados, dándole la posibilidad a cualquier personas que tenga una simple computadora de hacer sus propios tracks y cumplir sus sueños.

 

Instrumentos

A la hora de producir se podría decir que es casi indispensable contar con algún conocimiento sobre instrumentos. Pero no te preocupes ni te lo pongas como limitante para no producir en el caso de que no sepas como tocar el piano o el bajo... nunca es tarde para aprender.


Ahora seguro te preguntarás, ¿Por qué tengo que saber tocar algún instrumento? La respuesta es sencilla, esto te servirá para conocer las reglas básicas de la composición musical, algo muy arraigado a la teoría musical que se explicará después.


El saber cómo funcionan los instrumentos, su ritmo, tonalidad, estructura y demás será muy útil para tener noción de cómo plantear una idea que tenes en mente y cómo empezar el camino de la producción sin partir con la cabeza en blanco.

 

Monetización

Dentro de este bello mundo de la música, no todo lo que brilla es oro. Sin tratar de bajar los ánimos y siendo lo más realistas posibles, la monetización dentro de la producción es uno de los puntos más difíciles de lograr. (A menos que metas el hit del verano 🕺🏼)



Esto se debe a que en la gran mayoría de los sellos y discográficas en donde sacas tus tracks, del porcentaje total de la venta de una copia, apenas una cuarta parte va para el productor, mientras que el resto es dirigido al propio sello, a la distribuidora, al diseñador de la tapa, entre otros.


Las regalías para el artista suelen ser muy pocas y, para conseguir una suma considerable de dinero, debes juntar lo recaudado por la venta de varios tracks, ya que con uno sólo no suele alcanzar.


Injusto pero así es gran parte de la industria. Es por eso que muchos artistas se abocan más a conseguir fechas antes que sacar música, ya que les es más rentable económicamente.

 

Teoría musical

Si uno quiere saber correr, primero tiene que saber caminar... y con esto es lo mismo. La teoría musical es el A - B - C de la producción y en este caso es indispensable tener conocimientos teóricos para poder lanzarse a hacer música.


Uno con la pura escucha de los sonidos puede denotar que notas van con cuales, pero a la larga, la necesidad de aprender y conocer las escalas menores, escalas mayores, escuadraturas y más marcarán una gran diferencia como productor.



Este aprendizaje teórico va muy de la mano de la instrumentación y su uso, ya que si sabes tocar algún instrumento, indudablemente sabes como se compone la escala música, cuales son las notas y que combinaciones quedan bien entre si.


Además la mezcla de diferentes notas y acordes generan determinadas sensaciones que pueden reflejar las emociones que uno quiere transmitir en un track. Pero si uno no tiene todos estos saberes inculcados, la producción se torna muy cuesta arriba.


 
Live

Como vimos hasta ahora, la producción trae consigo puras ventajas en el rol como artista. Y algo que también marca una notable diferencia con respecto al resto es que te da la posibilidad de ser uno de esos pocos DJs que tocan en Live.



Muchas veces lo habrás visto en los flyers que al lado de nombre artístico dice "(Live)", y seguramente te preguntaste su significado. Bueno básicamente esa aclaración significa que el DJ está componiendo los temas en vivo con bases de loops, cajas de ritmos, sintetizadores y más mediante un DAW de producción; mientras que el DJ tradicional mezcla los temas ya compuestos con las compacteras y el mixer.



Sin embargo, si uno no se mete en el mundo de la producción es muy complicado que pueda tocar en este formato, ya que se basa en una acumulación de sonidos creados por el propio artista, es decir, compuestos por él.



141 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page