La salud del DJ

Todo persona que asiste a la fiestas ve con los ojos brillosos, llenos de ilusión y magia la vida de un DJ. Una vida sin problemas, viajando, de fiesta en fiesta y haciendo lo que le gusta..., pero nadie se percata de la gran cantidad de problemas que pueden padecer estos artistas a lo largo de su vida, porque todo pasa factura.


Siendo la salud el elemento fundamental para que el resto de la cosas se lleven a cabo de manera correcta en la vida, decidimos traerles una nota acerca de la Salud del DJ con el objetivo de que puedas prever posibles futuras lesiones o problemas que quedan de por vida.
 
OIDOS

Quienes están en constante contacto con la música, sean DJs, productores o simplemente aficionados de este arte, es probable que al principio no se hayan preocupado por su salud auditiva. Pero la aparición de constantes molestias o zumbidos pueden despertar la alarma en más de uno...


Para entender esta parte del cuerpo humano primero hay que conocerlo. El oído humano sólo percibe las frecuencias comprendidas entre 20 Hz y 20.000 Hz, aunque el límite superior suele disminuir con la edad. Otras especies tienen un espectro auditivo diferente. (Perros entre 20 Hz y 65.000 Hz; el delfín puede llegar a percibir ultrasonidos de hasta 160.000 Hz y el murciélago de hasta 200.000 Hz)



Los seres humanos son especialmente sensibles a las frecuencias intermedias (entre 3.000 y 4.000 Hz), mientras que los sonidos más agudos o graves les parecen menos intensos. Como referencia, las nota más grave y la más aguda en un piano de cola tienen una frecuencia de 27 Hz y 4.000 Hz respectivamente.


Ahora, ¿Qué es lo que sucede cuando el oído se expone a altos volúmenes durante un largo período de tiempo? Probablemente una de las consecuencias más comunes sea la aparición de un zumbido conocido como Tinnitus o Acúfenos.


Esto es una afección auditiva cada vez más extendida entre la comunidad musical. Este problema de audición, que se caracteriza por un zumbido constante en el oído, es uno de los problemas de salud más graves asociados a la industria musical y que, hasta el momento, no tiene una cura asegurada.



Para evitar que esta afección aparezca, es recomendable:


No trabajar con volúmenes altos de sonido

Ya sea cuando estas mezclando, produciendo o simplemente escuchando música, lo recomendable es mantener un nivel de sonido medido ya que, con el paso de las horas, ese nivel sonoro puede empeorar y generar una fatiga en un corto lapso de tiempo.



Un tip muy básico que puede ayudar es utilizar auriculares Over-ear en vez de los clásicos In-ear. ¿Por qué? Ya que el primero, además de generar una mayor cancelación de sonidos externos, la música que vaya a los oídos no va a ir tan directo al tímpano como si sucede con los In-ear.