MÁQUINAS DE RITMOS

Qué mejor día para homenajear a las máquinas de ritmos que hicieron de lo imposible en la electrónica, una realidad sin precedentes sino es en el querido 9/09.


Instrumentos sonoros que nacieron entre los años 70 y 90, marcando un antes y un después no sólo en este género, sino en la música en general, creando nuevos estilos que siguieron en la historia hasta estos días.

Roland no sólo fue precursora de estas cajas de ritmos que se las puede reconocer ampliamente con sus percusiones bien marcadas y distinguidas, sino que abrió la puerta a un avance musical que nadie imaginaba.
 

Roland

Roland corporation es una marca japonesa que desarrolla desde 1972 instrumentos musicales. Su fundador fue Ikutaro Kakehashi, quien el 18 de abril de ese año decidió crear dicha empresa en la ciudad de Osaka.



Siendo durante años una de las empresas más importantes y prestigiosas del mundo, hoy, la corporación tiene fábricas en Japón, Malasia, China y con más de 2730 empleados en todo el Mundo. Si bien sus productos van desde amplificadores hasta teclados, los que más se destacan y generar una fidelidad con la marca son los sintetizadores. (TR-06, TR-08, TR-09, TB-03, por mencionar algunos)


Muchos músicos consideran los teclados Roland son la herramienta musical más adecuada gracias al sonido único que estos instrumentos pueden dar.


En su lanzamiento la marca japonesa insertó en el mercado sus primeros productos: los Roland TR-77/TR-55/TR-33. La caja de ritmos TR-77 es conocida como una versión actualizada del Ace Tone Rhythm Ace FR-7L.



Para el 1980 nació una de las herramientas musicales más míticas de toda la historia: La Roland TR-808. Muy reconocida por su sonidos, samples percusivos y una estética bien de la época que perduró hasta estos días.


Tres años más tarde, la marca japonesa daría un gran salto de calidad con el lanzamiento de la Roland TR-909: Una máquina de percusión extremadamente popular durante principios de los años 1990s, sonidos de los cuales siguen siendo componentes esenciales de la música electrónica dance. Además fue la primera máquina de percusión integrada con MIDI del mundo y el primero de Roland en usar reproducción de sample digital combinado con síntesis de sonido analógico.


Con este éxito y la marca ya instalada entre las mejores de la historia, Roland siguió sacando grandes máquinas como la TR-707 y Roland TR-727: Un par de máquinas de percusión muy populares, la gran diferencia es que la última poseía sonidos con estilo-Latino.


 

Máquinas de Ritmos

Es un instrumento de percusión electrónico moderno con el objetivo de ser utilizado como una alternativa a la batería acústica tradicional. Consiste en un módulo de sonido con el que se permite componer, programar y reproducir patrones de ritmo mediante un secuenciador interno y un generador de sonidos de Instrumentos de percusión.

La programación puede realizarse en tiempo real o bien por pasos, introduciendo las notas una a una sobre una gráfica de patrón, dividida en compases y subdividida según una cuantización prefijada por el usuario (negras, corcheas, semicorcheas, etc). Además en la caja de ritmos no existe el concepto de duración de nota, ya que siempre se reproduce la totalidad de cada sonido.


A diferencia de un secuenciador convencional, la caja de ritmos se basa en la programación de patrones, que se reproducen de forma cíclica. Esto significa que una vez que se le da play, la caja de ritmos reproducirá el mismo patrón en loop hasta que no se dé la orden de pasar a otro o de pausarlo.

Al principio muchos sostenían que las primeras baterías electrónicas solo conseguían un sonido aproximado al de una batería acústica, ya que había problemas técnicos con los disparadores musicales, con el tono y/o la dinámica.


Debido a esto, los pioneros de la batería electrónica usaban sets como el viejo Pollard Syndrum, el Simmons y los modelos Yamaha sólo para ciertos tipos de rock, disco y techno, géneros en los cuales las baterías sólo debían seguir un cierto patrón para llevar el ritmo del tema, sin ninguna variación del timbre o la dinámica.